Dos grandes promesas de la Danza Paranaense

Durante el mes de julio, Kiana Johnson y Lucia Giupponi estudiantes de danza de la escuela de Música Danza y Teatro «Prof. Constancio Carminio», participaron de una capacitación intensiva en ballet en las afueras de la ciudad de Nueva York, el viaje se dio luego de ganar media beca en el mes de noviembre del año pasado. El campus donde estuvieron alojadas  es un conclave del «American Academy of Ballet» donde participan una selección de bailarinas provenientes de distintas partes del mundo, dada las excelentes cualidades observadas por los profesores, Kiana Johnson prolongó su beca por dos semanas más de lo previsto.

alumnas danza

Kiana y Lucia son estudiantes de Danza de la Escuela de Música, dos adolescentes destacadas en este arte, Kiana tiene 16 años y Lucia 15, conviven entre los sueños, deseos e ilusiones de todo adolescente, con una vida de mucha dedicación y disciplina que la danza exige. Desde muy niñas se abocaron a la actividad artística, al poco tiempo sintieron que era la danza su motivación y decidieron llevarla con la responsabilidad que implica.

El 5 de Noviembre de 2016 participaron de una casting en la ciudad de Córdoba organizado por el «American Academy of Ballet», en el mismo cientos de chicas de todo el país concurrieron a ser vistas por la academia internacional e intentar ungirse con una beca. Sorpresa, emoción, orgullo, fueron algunas de las sensaciones, que atravesaron las jóvenes, su familia y profesoras, al enterarse que la academia había decidido otorgarles media Beca. Con mucho esfuerzo lograron juntar el dinero para poder afrontar los gastos y costos del viaje, finalmente el 20 de junio las jóvenes partieron rumbo a Nueva York.

La media Beca contemplaba que durante tres semanas las adolescentes ensayarían doble turno junto a reconocidos profesores de nivel internacional, comerían, dormirían y estarían conviviendo con destacadas bailarinas de todo el mundo. De ese modo fue transcurriendo la estadía, hasta que los profesores se comunicaron con Kiana para ofrecerle prolongar su beca por dos semanas más.

Desde la Secretaría de Comunicación nos pusimos en contacto con las jóvenes para dialogar sobre su experiencia.

¿Cómo se Iniciaron en la Danza?

Kiana – Yo empecé Danza a los 3 años, pero tome mi decisión de que esto es lo que quiero hacer a los 8 que fue cuando empecé a estudiar con Susana en la Escuela de Música.

Lucia – Yo empecé como a los 6 años, pero como a los 8 o 9 años, con Susana me lo tome más en serio. Fue más por la exigencia, te vas dando cuenta de lo que es ser una bailarina, sentía que quería eso.

¿Cómo se lleva la vida de adolescente con una disciplina de adulto?

Kiana – Es un poco reducida, por lo menos en mi caso, la parte social por ejemplo hay algunas salidas o lugares a los que podría ir con otra gente y no vamos por quedarnos ensayando, perfeccionándonos, porque sabes que se acerca un concurso, porque siempre hay algo.

Lucia – Hay cosas muy importantes de la familia en la que está permitido faltar, pero a los ensayos no podes faltar porque tenés una salida con amigas o porque tenias sueño, ósea ¡no se falta! Jaja.

¿Cómo vivieron el momento en que fueron becadas?

Kiana—Bueno, entramos en la clase, al finalizar te decían como te había ido. Ellos elegían a 4 o 5 chicas y les daban un porcentaje de beca, algunas accedían a un 25% a un 15% de la beca paga y había una sola a la que le daban el 50%, la media beca. En mi caso gané el 50% de la beca y por eso pude participar de esta experiencia. Al principio no lo podía creer mucho, había ido a hacer la audición pero había visto chicas que eran muy buenas y no había pensado que se me podía llegar a dar esta oportunidad, lo había considerado pero no pensé que me podía pasar a mí, fue una sorpresa.

Lucia – Fue muy parecido, hicimos la clase, también había chicas que le dieron un porcentaje de la beca y a mí me dieron un 50%. Yo veía durante la clases las chicas que eran muy buenas y como que no pensaba que me podía llegar a tocar, después la sorpresa, ni bien salí la llame a mi mamá y estábamos como “no te puedo creer”, las dos muy sorprendidas. El impacto fue creciendo, porque al principio teníamos que analizar muchas cosas, muchos costos y trámites, todo eso complicaba la situación. Cuando me dijeron que se podía, que era en serio, me emocioné de verdad.

danza becarias

¿Cómo fue la experiencia, cómo vivieron esas semanas?

Kiana – La experiencia fue muy buena en todo sentido, no solo en el nivel del perfeccionamiento artístico, sino también en las relaciones que fuimos haciendo con otras personas, conocía personas de otros lugares y hacia amistades, que supongo yo, van a quedar para siempre, eso es muy importante. Otra cosa importante de la experiencia, de ver chicas de otros países y otras maneras distintas de bailar, de expresarse. Todo el tiempo estas aprendiendo, observando a los maestros y observando a los alumnos, que cosas distintas hacen a vos, capas que si vos la implementas en tu cuerpo te pueden ayudar. Así te vas perfeccionando y vas mejorando. Eso es lo que yo sentí.

Lucia – Ir hasta allá ya es una experiencia totalmente distinta, pero además había profesores que tienen una técnica totalmente distinta de la danza y te vas adentrando más en distintos tipos de técnicas, de lo que más te gusta hacer y de lo que no te gusta hacer. Yo también conocí un montón de gente que la verdad creamos un vinculo hermoso, estábamos todo el día juntos y después no te querés separar, ya estamos organizando, con los de argentina por lo menos, para volver a juntarnos.

Kiana – Claro, nos hicimos una familia porque era estar las 24 horas juntos, desayunar juntos, tener las clases juntos, almorzar juntos, después que terminan las clases si teniamos un tiempo extra nos juntamos a tomar algo, tomar un helado, era siempre constante estar con esas personas y se armó una familia, fue muy lindo.

Lucia – Desde el lado social, viví cosas muy lindas que no me las voy a olvidar nunca, si bien no pudimos pasear mucho, conocí otro país, otra lengua, otra cultura, eso me marco mucho, también la forma en que se manejan allá los profesores es muy distinta a la de acá y eso es muy interesante de vivir. Artísticamente destaco las puertas que te abre, la idea siempre es que te conozcan y te conozcan y te conozcan, cuando vas a hacer una audición y te conocen dicen “ah, esta chica mejoró de la otra vez” y eso es clave, si te van conociendo internacionalmente eso crece y crece y crece, es muchísimo mejor, no tiene límites.

Y ahora ¿tienen en mente cómo van a seguir?

Kiana – bueno mi idea es seguir perfeccionándome acá con Susana, seguir yendo a cursos y a clases de gente importante. También me gané una beca a Montevideo Uruguay, a partir de la semana que viene y por dos semanas. Así que mi idea es seguir haciendo ese tipo de cosas, perfeccionarme y que me vayan conociendo e ir conociendo yo otros tipos de estilos y técnicas de Danzas.

Lucia – A partir de este viaje me dieron muchísimas ganas de seguir viajando y conociendo otros lugares, otra gente y otros tipos de Baile. Mi primera idea es terminar la escuela para viajar, yo tengo muchas ganas de viajar por Europa, ver y conocer los distintos tipos de bailarines y profesores. Primero terminar la escuela, pero si se da antes me voy.

¿Cómo viven ustedes el vínculo con los profesores, con Susana, con la Escuela de Música?

Kiana – Es como la segunda casa, este es ya nuestro séptimo año. Con Susana se formó ya una relación que no todos tienen con ella, porque ella es bastante exigente y nosotros llegamos a lograr una relación por fuera de clase, porque en clase nos exige igual que a el resto. Pero fuera de la Escuela tenemos la comodidad para hablar con ella, para contarle, decirle. Por ejemplo cuando estábamos allá ella siempre preguntaba ¿cómo son las clases? ¿Cómo son los maestros? ¿los otros alumnos? Y nosotros tenemos la confianza como para decirle esto me gustó, esto no me gustó tanto. Pero me gustó mucho, todo estaba muy bien organizado y quedé muy conforme la verdad.

Lucia – La verdad es bueno que podamos tener un lugar donde formarnos gratis, ósea aparte de tener el lugar gratis la tenemos a Susana, ella es muy exigente, pero fuera de clase es tu amiga también. Obvio que te exige pero solamente porque nos quiere y quiere que hagamos lo mejor para nosotros mismos y afuera nos demuestra que nos quiere y que nos tiene mucho cariño.

¿Tienen alguna perspectiva de volver?

Kiana – A mí me encantaría volver, si me preguntarían querés volver, contestaría me encantaría pero tendría que tener la ayuda económica porque a parte de la media beca la mitad la tenemos que pagar y a parte está el tema del pasaje hasta Estados Unidos. Bueno si tuviera la posibilidad yo intentaría hacer lo imposible para volver a ir por que fue muy buena experiencia.

Lucia – Si me ofrecen ir, obvio que vuelvo, pero mi ideal sería conocer otros lugares también.

::Comunicación Institucional FHAyCS |UADER

Compartir

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedinRSS FeedPinterest
Pin It