El derecho a ser llamada Macarena

Con la inscripción de una joven para cursar el ingreso de Psicología, se hizo carne en la UADER la norma inclusiva aprobada hace más de dos años, que reconoce la identidad autopercibida de las personas. La historia, más allá del DNI.

 Macarena Cornejo

“Señorita Macarena. Se le informa que cursará en la Comisión 3”. La Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) la notificó formalmente, así, acerca del grupo en que cursaría el propedéutico. Para Macarena Cornejo fue un día importante. Decidió compartirlo en su muro de Facebook. La habían nombrado con el nombre con el que se reconoce. Macarena. Una morocha, altísima, muy delgada, trabajadora del Estado provincial, militante por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTQ. Para la Universidad también fue un día importante. Registrar entre sus inscriptos a Macarena, así, con ese nombre, supuso hacer carne, otra vez, una norma inclusiva. Volvía a ser posible el respeto por la identidad autopercibida.   Testimonios Macarena se demora una tarde de marzo, bajo los árboles del patio del Colegio Nacional, donde cursa el ingreso a la Licenciatura en Psicología de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales. La clase ya se inicia pero quiere contar lo que supone para la comunidad trans que una universidad pública haya aprobado, en 2014, la Ordenanza Nº038. En esa norma, se declara a la Universidad “libre de discriminación por expresión e identidad de género” y se establece que “todas las dependencias académicas y administrativas deberán, en toda circunstancia, reconocer la identidad de género adoptada y autopercibida de cualquier personal a su sólo requerimiento cuando ésta no coincida con su nombre y sexo registrables”. “Hace dos años me enteré, muy gratamente, de la decisión que había tomado la UADER. Me informé al respecto de una medida que marca una tendencia. Y tuve la oportunidad de acompañar al equipo del Programa Integral Género, Derechos y Salud en la exposición de esta decisión en un congreso de universidades en Córdoba y ante el Ministerio de Educación de la Nación”, recordó Macarena, una de las promotoras de la iniciativa que hoy la tiene como destinataria, en tanto ingresante a una carrera. “En esos encuentros hicimos saber que se había tomado esta medida de acercamiento a la comunidad de la diversidad sexual, al colectivo LGBTQ, permitiendo el derecho nada más y nada menos que a la Universidad”, dijo con orgullo. No dudó en afirmar que “idear estas herramientas” es “super importante”. “Es valiosa también para poder hacer educación sexual que es una falencia que hoy tenemos porque hay una ley de educación sexual integral que no se cumple”, reclamó. “En este marco, tener una institución como la UADER, con esta mirada, es un acercamiento maravilloso a nuestra comunidad”, insistió Macarena. Vivencias

La joven, de 25 años, plantea los desafíos que supone la puesta en práctica, las acciones que deben acompañar la implementación de la norma para que su espíritu se plasme verdaderamente. “Esto me atraviesa directamente. Conozco, me interesa el tema y creo, por eso, que es central, en primer lugar, dar a conocer a la comunidad que la UADER cuenta con estas herramientas”, subrayó Macarena, oriunda de Gualeguay, que tiene estudios avanzados como profesora de Lengua y Literatura. Además, consideró necesario acompañar con “espacios de formación y de debate para hablar de estos temas, saber cómo referirnos, cómo tratar a un compañero o compañera que está atravesada por una identidad diferente a la heteronormativa y con la que compartimos el aula, el patio, una charla”. Más allá del DNI Valoró Macarena que la norma pueda implementarse más allá de que medie o no un cambio en el DNI, tal como lo autoriza la legislación en la Argentina. Fundamentó su posición en que “la experiencia del cambio de identidad es un trámite burocrático muy tedioso, donde nos encontramos con falta de información, ausencia de buenos tratos en muchos casos lo que hace que todo sea más complicado”. “Hay que saber que hay un proceso previo personal en el cambio de identidad, hay un proceso posterior social que hay que atravesar. Tener esta herramienta, tal como la dispuso la UADER, nos da la posibilidad de transitar un proceso personal de cambio de identidad, de relacionarme con los demás en ese proceso de manera tranquila, respetando los tiempos pero no postergando, por eso mis ganas de educarme”, enfatizó. Por los derechos de la mujer trabajadora Macarena Cornejo fue una de las organizadoras del Paro Internacional de Mujeres y de la marcha que tuvo lugar en Paraná el 8 de marzo pasado. “Superó las expectativas de las que pusimos todo en esto. Fue un puntapié importantísimo para nosotras y un llamado de atención tremendo para los actores gubernamentales”, valoró. “Sabemos que esto no puede quedar en el aire, tiene que tener continuidad y profundización para lograr lo que queremos y necesitamos como mujeres”, enfatizó. Destacó especialmente el modo en que se concretó el paro de mujeres, por la mañana. “Contamos con la participación y el compromiso de distintos actores sindicales que adhirieron y plantearon herramientas para poder concretarlo. Además, fue importante la expresión de las mujeres trabajadoras desde su casa, que sostienen una familia, que no son registradas pero que hacen un trabajo digno que hay que valorar”, convocó Macarena que dijo saber de “mujeres que pararon en sus casas y que sus compañeros las acompañaron en su postura”. Instó a las distintas organizaciones a sostener la unidad en la lucha por los plenos derechos y contra la violencia de género: “Hay que entender que la unión hace la fuerza. Sólo así vamos a lograr un cambio real en nuestra sociedad”. 

Fuente: Secretaría de Comunicación UADER | comunicacion@uader.edu.ar Fotos: Gentileza Macarena Cornejo.

Compartir

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedinRSS FeedPinterest
Pin It