La FHAyCS recibió la donación de la biblioteca de la Prof. Eleonora Traficante

El legado de la profesora Eleonora Traficante consta de casi 600 libros que componen la biblioteca que, a su vez, constituye el trayecto humano e  intelectual, y que ha sido testigo de un momento de la universidad argentina que representó la docente rosarina.

eleonora venezia

El 5 de agosto se formalizó un acta de recepción provisoria de la biblioteca de Eleonora Traficante, el que fue rubricado por la Lic. María Inés Laboranti y la coordinadora general de la Secretaría de Extensión Universitaria y DDHH de la FHAyCS, Adriana Soledad Sauthier. Dicha recepción provisoria es un acto previo hasta tanto se efectúe la catalogación de los ejemplares y luego se formalice su incorporación a la biblioteca pública de la Facultad.

A su vez, se conformó una comisión que está a cargo de la incorporación de la biblioteca de la Prof. Traficante a la FHAyCS, integrada por los docentes María Inés Laboranti, Angelina Uzín Olleros, María Gloria Daneri, Salvador Ramallo, Sebastián Román, como así también la decana de la FHAyCS, María Gracia Benedetti y un responsable de la biblioteca de la Facultad.

Las docentes María Inés Laboranti y Angelina Uzín Olleros comentaron a Comunicación Institucional de la FHAyCS algunos pormenores de la donación de la biblioteca por parte de los Familiares de Eleonora Traficante. «Ellos querían que los libros llegaran a un lugar donde hubiera contacto, donde se generara dinamismo, que los estudiantes los recibieran, que tuvieran una recepción amable por parte de la institución receptora de la biblioteca. Y tanto la UADER como nuestra Facultad tienen un fuerte sentido de trabajo territorial que vienen desarrollando desde sus orígenes, como así también en defensa de la educación pública como propulsora de políticas de inclusión y con una numerosa población estudiantil que podrán tomar contacto con estos libros», sostuvo Laboranti, quien además fuera alumna, colega y amiga de la Prof. Traficante.

Por su parte, la Dra. Angelina Uzín Olleros, actual Coordinadora de la carrera de Filosofía,  consideró que la donación de la biblioteca «no tiene que ser algo que pase institucionalmente desapercibido, sino que la Facultad debe recibir formalmente la biblioteca y también debe figurar que esos libros pertenecieron a la Prof. Eleonora Traficante, como así también hacer referencia a su trayectoria».

Laboranti también explicó que «la biblioteca de la Prof. Traficante tiene dos ejes, es filosófica ciento por ciento pero también hay un eje más volcado a la Semiótica, a la Estética», por lo que sugirió conveniente que «cierto material tiene sentido que pase a la biblioteca de Artes Visuales y los elementos de Historia de la Filosofía o de Filosofía Contemporánea seguramente tendrá sentido que estén en la biblioteca central pero, más allá de esa división de los espacios, la idea es conservar un solo catálogo».

La profesora Eleonora Traficante era egresada de Filosofía y docente de Estética y Semiótica en la carrera de Bellas Artes, ejerció la docencia en la Universidad Nacional de Rosario pero su brillante percepción intelectual, también acompañó y alentó a noveles artistas de la ciudad de Rosario, curando muestras, presentando una visión sobre sus obras, aconsejando, sugiriendo…

Traficante contribuyó de manera pionera, en tiempos del retorno democrático, a la formalización de asociaciones como la Asociación Argentina de Semiótica o la Asociación de Críticos de Arte de la R. A., en las que dictó seminarios de especialización; también participó en eventos nacionales e internacionales. Integró equipos de investigación junto a prestigiosos críticos como Rosa María Ravera, de quien fue discípula, Jorge Glusberg, o Jorge López Anaya en el campo del arte; y Laura Milano, en la literatura. La traducción de textos también la tuvo como impulsora, una tarea doblemente valiosa teniendo en cuenta que en los ámbitos universitarios, no circulaban aún ciertas posiciones como la de los filósofos italianos Franco Rella, Luigi Pareyson, Gianni Vattimo o los franceses como Jean Baudrillard, a quien entrevistó durante su primera visita al país, Paul Virilio, o las traducciones de conferencias de Jacques Derrida, a las que había asistido durante su estancia en Francia.

La familia Antognini-Traficante, su esposo Raúl e hijos Marcos, Florencia, Laura y Franca, depositarios legales de la Biblioteca Eleonora Traficante, son quienes decidieron donar en su memoria a la Facultad Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Entre Ríos este bagaje de 600 libros, entre los que sobresalen ejes dominantes: primero, textos de la formación filosófica clásica: historias de la filosofía, historias de la estética, las obras de Hegel, de Platón, Aristóteles así como de los presocráticos, pero también, de filósofos de la modernidad como Kant y Kierkegaard. Otro eje manifiesto en la biblioteca Traficante es la solidez bibliográfica de los textos más importantes en la obra de filósofos contemporáneos como Jacques Derrida, Paul Virilio, Gianni Vattimo, Jean Baudrillard, Gilles Deleuze. También destacamos la presencia de la casi totalidad de textos (aquellos traducidos y publicados hasta 1998) por Martin Heidegger, Emmanuel Levinas y Edmond Jabés. Un tercer eje presente que reúne a numerosos textos de esta biblioteca es el pensamiento semiótico en su vertiente italiana (Umberto Eco, Omar Calabrese) como suiza Herman Parret, danesa Peer Age Brandt o catalana, Pere Salabert.

Eleonora Traficante representa en la memoria universitaria de nuestro país un patrimonio cultural e histórico relevante que pasa a enriquecer a partir de ahora el patrimonio bibliográfico de la FHAyCS.

::Comunicación Institucional FHAyCS UADER